La historia de una realidad

Categorías Periodismo

 

Una mirada que reflejaba el azul del cielo me contó la historia de un mar teñido de rojo.

Rojo de la sangre de niños bombardeados, familias enteras separadas, amores de verano rotos.

Un mar lleno de muerte.

Unos labios, entre lágrimas, me pintaron el cuento de una sociedad que creaba altos muros para los propios ciudadanos.

Esos mismos labios, esta vez con una sonrisa irónica, me advertían de un sistema capaz de inculcar el miedo y, a la vez, mantener en calma a la población: medios de comunicación, los hacían llamar.

Mientras las manos me hacían gestos bruscos intentando llamar mi atención, aquellos oídos, oídos del mundo estaban sordos, ciegos y mudos, ni oían los gritos de auxilio, ni veían la realidad, y mucho menos se revelaban contra ella.

Esta es la historia de unos monstruos, monstruos denominados: seres humanos.

¿La humanidad no es una cualidad indispensable del ser humano?

 

Mi madre grita a los cuatro vientos que soy “periodista”.
Mis profesores aseguran que me falta el TFG. Todavía no lo tengo muy claro pero, mientras me iba de fiesta con Capote, Meneses me gritaba “el periodismo está en la calle”. Así fue y, así nunca nos lo contaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *