Epicuro la sintetizó en ‘placer’.

Aristóteles la denominó ‘eudemonia.’

Mientras Kant estaba ocupado con su Imperativo Categórico, María Zambrano la dedicaba su mejor poema. Frida la pintó en forma de pájaro.

Algunos la convirtieron a cine con el nombre de ‘Annie Hall’, sin embargo, Amenábar, en su busca, se ahogó Mar adentro.

Para Campoamor siempre fue el voto femenino y, Bucay se empeñó en recetarla en libros.

A los Beatles les bastaba con un submarino amarillo.

 Chicote la puso en plato y Wolf se la comió en una habitación propia.

Intentaron describirla, escribirla y componerla. No probaron a vivirla.

La RAE se empeñó en definirla como ‘felicidad’ porque ‘quitarse el sujetador al llegar a casa’ sonaba muy ordinario.

(O, quizá no.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *