Metro de Madrid. Viernes 1 de junio. Tres de la tarde. Sonrisas, indignación y una señora jugando al Candy Crush. Caramelitos rojos, morados, naranjas, azules y, algún que otro, verde. Filas de unión buscando ganar puntos. Madrid. 1 de junio. Tres y dos minutos de la tarde. Una señora maneja sus caramelitos en busca de más puntos.    La alarma suena. El metro para. La gente baja. España ha cambiado. Esta vez, es el Candy Crush el que juega con nosotros. Ya mañana hablamos de política….Continuar leyendo “Hoy no me toca hablar de política”

Después de todo (y, después de tanto): papeles perdidos, declaraciones “indeclaradas” y promesas rotas. Pactos sin firma y firmas llenas de pactos. Después de políticos sin política y democracia sin justicia. Tras la eterna “no dimisión”. Detrás de los “no presentado”que pasan a ser un “siete” y son directamente (y curiosamente) proporcionales a  los profesores que dejan la docencia para dedicarse a la administración pública. Humanos inhumanos y máquinas con corazón. Un mundo patas arriba. Después de tanto, después de todos y todo, se encuentra…Continuar leyendo “Las palabras que no se lleva el viento, terminan por cambiar el mundo”