“Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”

Evelyn Beatrice Hall, en el libro Los amigos de Voltaire (1906.)

Hoy, 3 de mayo, se celebra el día Mundial de la Libertad de Prensa. Hoy, es inevitable recordar a todos aquellos periodistas que han asesinado o encarcelado por informar.

Desde 1990 se han registrado 309 asesinatos de comunicadores en Irak, 146 en Filipinas, 120 en México, 115 en Pakistán, 109 en Rusia, 106 en Argelia, 95 en India, 75 en Somalia, 67 en Siria, 62 en Brasil (Fuente: FIP)

Solo el año pasado,2015, se registraron 110 periodistas asesinados debido a su labor (según un informe de RSF) sin contar los 27 periodistas ciudadanos y los 7 colaboradores de medios de comunicación. Añadiendo a la lista roja Europa con 8 periodistas en Francia, el terrible siete de enero en la revista Charlie Hebdo.

787 son los fallecidos en la última década, publica RSF. 

Mi pequeño homenaje.

El periodismo es una profesión necesaria en las democracias, indispensable para la libertad, incluso para la paz. Una de sus  funciones es integrar a los ciudadanos en la sociedad en la que viven.

La posibilidad de todo ciudadano por acceder de manera equitativa al máximo de opiniones, ideas e informaciones diferentes; plurales.

La calidad de la democracia se mediará por la pluralidad y libertad en que se desarrolle este proceso.

Un mundo que mata por decir, por hablar, por explicar, por gritar… por escribir. Libertad de prensa, libertad de opinión pero sobre todo y ante todo: libertad de  pensamiento.

(Os dejo un vídeo de apenas dos minutos sobre un maestro que siempre es un gusto escuchar)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *