Cuarto de carrera de periodismo y, todavía se me atravesaban las letras. A apenas a unos días de graduarme no sabía muy bien qué estaba haciendo allí, pero sí de qué manera: mal y tarde.   Como aquel trabajo que dejé para última hora porque me enredé a ver vídeos de poesía. Como el día que fui a la biblioteca a por un libro de “Teoría de la información” que nunca leí porque descubrí a Foucault.  O, la mañana que llegué tarde a clase porque…Continuar leyendo “Terminé la carrera mal y tarde”

  El Ministerio de la Verdad tiene sede en Google y sus juicios se dictan en 140 caracteres. Las cookies manejan nuestra agenda. Los “te quiero”s se dicen por WhatsApp. Los amigos se miden en Facebook. La comida se degusta en likes. Los libros ya no tienen olor ni el dinero color. Neo nunca pudo salir de Matrix. Nietzsche retuiteó a un tal Zaratustra. El mundo de las Sombras se reflejó en megas y Platón sigue publicando sus teorías en Stories. Mientras tanto, Virginia pide…Continuar leyendo “#1984”