“Amores que matan, nunca mueren”

Y, ¡qué bonito suena en la voz de Sabina! Pero, qué poco real.

No son Romeo ni Julieta. Ni Titanic. Tampoco, el Diario de Noa.

Son aquellos amores locos.

Lejanos y, a le vez, tan cercanos.

Los que besan con la mirada y acarician con las palabras.

Amores de soñadores (despiertos.)

Tan sólo son esos amores de los que tanto escriben esos estúpidos poetas.

Tan sólo aquellos (amores) que viven y los que hacen vivir (quizá, revivir),

los que nunca mueren (del todo.)

Sandra Lázaro

@anothermad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *